12 de octubre, nada que celebrar

12 oct. 2009

Caras y caretas
por Eduardo Galeano

¿Cristóbal Colón descubrió América en 1492? ¿O antes que él la descubrieron los vikingos? ¿Y antes que los vikingos? Los que allí vivían, ¿no existían?

Cuenta la historia oficial que Vasco Núñez de Balboa fue el primer hombre que vio, desde una cumbre de Panamá, los dos océanos. Los que allí vivían, ¿eran ciegos?

¿Quiénes pusieron sus primeros nombres al maíz y a la papa y al tomate y al chocolate y a las montañas y a los ríos de América? ¿Hernán Cortés, Francisco Pizarro? Los que allí vivían, ¿eran mudos?

Nos han dicho, y nos siguen diciendo, que los peregrinos del Mayflower fueron a poblar América. ¿América estaba vacía?

Como Colón no entendía lo que decían, creyó que no sabían hablar.

Como andaban desnudos, eran mansos y daban todo a cambio de nada, creyó que no eran gentes de razón.

Eran conmovedoras las leyes de Indias, que protegían a los indios en las colonias españolas. Pero más conmovedoras eran la picota y la horca clavadas en el centro de cada Plaza Mayor.

El Código Negro prohibía la tortura de los esclavos en las colonias francesas. Pero no era por torturar, sino por educar, que los amos azotaban a sus negros y cuando huían les cortaban los tendones.

Muy convincente resultaba la lectura del Requerimiento, que en vísperas del asalto a cada aldea explicaba a los indios que Dios había venido al mundo y que había dejado en su lugar a San Pedro y que San Pedro tenía por sucesor al Santo Padre y que el Santo Padre había hecho merced a la reina de Castilla de toda esta tierra y que por eso debían irse de aquí o pagar tributo en oro y que en caso de negativa o demora se les haría la guerra y ellos serían convertidos en esclavos y también sus mujeres y sus hijos. Pero este Requerimiento de obediencia se leía en el monte, en plena noche, en lengua castellana y sin intérprete, en presencia del notario y de ningún indio, porque los indios dormían, a algunas leguas de distancia, y no tenían la menor idea de lo que se les venía encima.

Hasta no hace mucho, el 12 de octubre era el Día de la Raza.

Pero, ¿acaso existe semejante cosa? ¿Qué es la raza, además de una mentira útil para exprimir y exterminar al prójimo?

Después, el Día de la Raza pasó a ser el Día del Encuentro.

¿Son encuentros las invasiones coloniales? ¿Las de ayer, y las de hoy, encuentros? ¿No habría que llamarlas, más bien, violaciones?

Los indígenas , víctimas del más gigantesco despojo de la historia universal, siguen sufriendo la usurpación de los últimos restos de sus tierras, y siguen condenados a la negación de su identidad diferente. Se les sigue prohibiendo vivir a su modo y manera, se les sigue negando el derecho de ser. Al principio, el saqueo y el otrocidio fueron ejecutados en nombre del Dios de los cielos. Ahora se cumplen en nombre del dios del Progreso.

Viven exiliados en su propia tierra. El lenguaje no es una señal de identidad, sino una marca de maldición. No los distingue: los delata. Cuando un indio renuncia a su lengua, empieza a civilizarse. ¿Empieza a civilizarse o empieza a suicidarse?

La salvación condena a los indios a trabajar de sol a sol en minas y plantaciones, a cambio de jornales que no alcanzan para comprar una lata de comida para perros. Salvar a los indios también consiste en romper sus refugios comunitarios y arrojarlos a las canteras de mano de obra barata en la violenta intemperie de las ciudades, donde cambian de lengua y de nombre y de vestido y terminan siendo mendigos y borrachos y putas de burdel.

América Latina trata a sus indios como las grandes potencias tratan a América Latina.

Esta "raza inferior" había descubierto la cifra cero, mil años antes de que los matemáticos europeos supieran que existía. Y habían conocido la edad del universo, con asombrosa precisión, mil años antes que los astrónomos de nuestro tiempo.

Ellos ignoraban que el tiempo es dinero, como nos reveló Henry Ford. El tiempo, fundador del espacio, les parece sagrado, como sagrados son su hija, la tierra, y su hijo, el ser humano: como la tierra, como la gente, el tiempo no se puede comprar ni vender. La Civilización sigue haciendo lo posible por sacarlos del error.

Los invasores llamaron caníbales a los antiguos americanos, pero más caníbal era el Cerro Rico de Potosí, cuyas bocas comían carne de indios para alimentar el desarrollo capitalista de Europa.

Y los llamaron idólatras, porque creían que la naturaleza es sagrada y que somos hermanos de todo lo que tiene piernas, patas, alas o raíces.

Y los llamaron salvajes. En eso, al menos, no se equivocaron. Tan brutos eran los indios que ignoraban que debían exigir visa, certificado de buena conducta y permiso de trabajo a Colón, Cabral, Cortés, Alvarado, Pizarro y los peregrinos del Mayflower.

6 Comments:

Marcial Riveros Correa said...

Cristóbal Colón ojuhu vaekue Américape pe 1492 roguarë. ¿Ha upe mbogüe piko ndo juhui raka´e Vikingokuéra? ¿Ha Vikingokuéra mbogüe? Umi upepe oiko ypyvakue piko nda hekovéi mba´e raka´e?

¿Cristóbal Colón descubrió América en 1492? ¿O antes que él la descubrieron los vikingos? ¿Y antes que los vikingos? Los que allí vivían, ¿no existían?

(Eduardo Galeano ñe´e ñamo mbareteve ña ne ñe´e tëme) Añete ko árape ndaipóri mba´eve ja guerovy´a väërä.

hacemos mas fuertes las palabras de Eduardo Galeano en nuestra lengua. Es verdad que en esta fecha no hay nada que celebrar.

GINEBRA said...

Yo también estoy de acuerdo. Descubrimiento fue sinónimo de sufrimiento y defunciones para miles de indígenas y gentes de otras razas venidos como esclavos a este continente.
Efectivamente la visión europea del Descubrimiento nada tiene que ver con la realidad... "Ya vivían allí gentes que no deseaban quizás ser descubiertas por nadie"...
Me gusta Galeano, mucho, tanto que podría haber sido su amante o su amiga (lo que él hubiese deseado). Me gusta su brillantez intelectual y su cordura.
Besos

Andrés C said...

Tenemos que aprender a conciliar que somos hios de 2 culturas sumamente distintas y así progresar como continente.

Queiles said...

¡Impresionante! Yo pensaba que hacia siglos que esto no se celebraba. Ademas,perdonad si acaso mi ignorancia, quizá puadan hablar mejor los historiadores, pero creo que Colón no llegó a América (O como se llamara entonces) en ese dia, y que las culturas de allá no tenian ese concepto de continente (Bueno, y Colón tampoco, esto es cosa de geografos)

Maxwell Walt said...

Totalmente de acuerdo con eso.
Siempre voy a sentir vergüenza por el pasado de mis tierras, y las atrocidades que acontecieron...

Sharif said...

Yo estoy de acuerdo con Andrés, ya va siendo hora de reconciliarse con la historia. Somos hijos no sólo de dos culturas sino de muchas y eso es riqueza.