Perspectivas en África.

28 ago. 2009


La esperanza de los niños africanos.
Paloma Escudero*

Siempre que se habla de África en términos estadísticos, se produce una profusión de datos y balances enfocados en la multitud de problemas que afectan a millones de personas en el continente vecino. Sin embargo, no saltan a la opinión pública con la misma fuerza las cifras de los avances registrados en África en las últimas décadas, las pruebas de que sus enormes dificultades tienen soluciones y la certeza de que se están aplicando con éxito.
El mundo entero ha progresado en supervivencia infantil. En la década de los sesenta, la tasa de mortalidad anual ascendía a 20 millones de niños menores de cinco años, pero en 2006, por primera vez en nuestra historia, esa cifra se quedó por debajo de la barrera de los diez millones. Es cierto que la mitad de esas muertes aún se producen en África, donde un promedio de 14.000 menores de cinco años pierden la vida cada día. A pesar de la dureza que encierra este dato, la buena noticia es que todas esas muertes se pueden evitar. En Eritrea, Etiopía, Malawi y Mozambique, la mortalidad infantil se ha reducido en un 40% desde 1990; en el norte de África, el descenso ha sido de un 84% desde 1970, y las defunciones por sarampión han bajado en más de un 90% en todo el continente.
Es posible alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) de atajar las tasas de mortalidad infantil, fundamental para afrontar el resto de los objetivos fijados para el 2015: ¿qué sentido tendría abordar el ODM como alcanzar la enseñanza primaria universal si antes no hemos recortado al máximo la estadística de mortalidad infantil en los países en desarrollo?
Tenemos la llave, forjada con la acción en políticas públicas, la capacitación de personal y el desarrollo de organizaciones locales, tres pilares que sustentan la combinación esencial para poder implementar recursos en la acción directa con los niños y su entorno. Es esta suma la que ha conseguido ganar terreno a las estadísticas más terribles.
El sida, con 400.000 menores de 15 años infectados en 2007, encuentra cada vez más impedimentos para seguir adelante. Miles de madres portadoras del virus reciben tratamiento para evitar la transmisión a sus hijos y, para la esperanza de los menores que llegan a contraerlo, en regiones del Este y Sur de África, el acceso a retrovirales para menores de 15 años ha aumentado en un 5% en tan sólo un año.
La malaria, que mata a unos 800.000 niños al año, también retrocede, gracias a la distribución de mosquiteras impregnadas con insecticida, que tienen un coste de ocho euros el paquete de dos mosquiteras. Su distribución se ha triplicado en los últimos años en 16 países del África Subsahariana.
Los cientos de miles de muertes por diarrea han sido atajadas por intervenciones que propician el acceso al agua potable, a una higiene y un saneamiento adecuados, y a unos servicios de salud básicos. En Benín, el presidente anunció el año pasado la desaparición de las tasas en servicios de salud a mujeres embarazadas y a menores de cinco años; y en Ghana, ningún niño ha desaparecido a causa del sarampión desde 2004.
Reducir la mortalidad infantil no es ninguna utopía. La clave del éxito se puede cuantificar en la mayoría de los indicadores con los que Naciones Unidas mide el desarrollo humano, pero hay dos aspectos que no deben pasar desapercibidos. Uno, que el camino recorrido es producto de la suma de pequeñas y medianas alianzas de organizaciones de acción humanitaria con algunos gobiernos, con otras organizaciones del sector y con las comunidades y familias directamente afectadas. Y dos, que para seguir avanzando, es necesaria una alianza global, la supervivencia infantil debe entrar en la agenda de los grandes foros mundiales. Es la única forma, cambiar desde dentro, empezando por la acción de gobierno, y desde fuera, con el apoyo de organismos y foros internacionales.
Hoy, un niño que nazca en un país africano debe saber que tiene el doble de oportunidades de llegar a cumplir cinco años y que, además, el mundo ha descubierto la llave para conseguir que las generaciones futuras tengan cada vez más garantías de supervivencia.

* Directora Ejecutiva de Unicef Comité Español.

15 Comments:

GINEBRA said...

Bueno Queiles, me ha encantado este escrito porque habla de Esperanza con mayúsculas. Sabía que se había conseguido disminuir la tasa de mortalidad infantil en África, pero los datos que das son más positivos de lo que hubiese imaginado. Creo que se puede conseguir con políticas públicas como dices (aunque no olvides que en muchos países esto es imposible porque los gobernantes se llenan los bolsillos y no tienen en cuenta el bienestar de sus pueblos o simplemente por los conflictos bélicos múltiples aquí); pero la ayuda humanitaria y la labor de ONG'S aquí es básica. La movilización desde la base y el trabajo con las mujeres (información, microcréditos para fomentar pequeñas empresas, etc...) es de verdad una forma de erradicar poco a poco la pobreza, la enfermedad y el analfabetismo...
Me parece que los foros mundiales deberían tener en cuenta estas cifras y hacer mucho más de lo que hacen, yo creo que el mérito es de los cooperantes y las ONG'S más que de los países ricos...
En fín, que me encantó. Besos

LUISA M. said...

Es una información esperanzadora. La disminución de la mortalidad infantil en África es una buena noticia.
Ahora toca contribuir todos y cada uno de nosotros en la medida de nuestras posibilidades para que esta tendencia mejore más rápidamente y se puedan evitar muchas muertes.
Gracias, Queiles, por esta entrada.
Un abrazo con esperanza (como la Estación idem y la noticia).

Jose said...

Aún asi, queda todavia mucho por hacer. Recomiendo a todo el mundo el articulo de Jose Saramago sobre Africa publicado en su blog.

Buen fin de semana y saludos desde el sur.

Queiles said...

Gracias Ginebra, M Luisa y Jose. La verdad es que yo tambien me sorpredí positivamente al leer estos datos que da la directora ejecutiva de Unicef en españa y por eso traje el artículo a Estación esperanza, pues me parece un signo de eso, de esperanza y buen camino para avanzar.

Besos

amor que soy said...

ojalá las buenas perspectivas se cumplan

Sharif said...

Ojalá hubiera más seguido buenas noticias sobre África y los niños ahí. Dentro de la 'aldea global' los problemas que hay ahí también nos conciernen y afectan a nosotros.

Maxwell Walt said...

Y también que países como Estados Unidos y la Unión Europea, dejen de poner subvenciones agrícolas a África, para un comercio más justo y para que los africanos puedan ganarse su pan, y no su limosna.

Saludos y muy buen post!

Maxwell Walt said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paqui said...

Ojalá que todo esto se cumpla, aunque queda mucho por hacer.
Un abrazo

Oteaba Auer said...

La eperanza en el cumplimiento no la debemos perder nunca. Sin embargo de a poquito, cada persona aporta lo que pueda, se conseguirán grandes cambios en todo tipo de injusticias...La dificultad que entraña no es sinónimo de imposible...

Gizela said...

Por fin buenas noticias.
Ciertamente, siento que las cosas van cambiando y seguirán cambiando a bien.
Ya era hora.
Pero no es de extrañar.Los esfuerzos de miles que trabajan día a día en las regiones olvidadas por la fortuna, están dando resultados.
Un abrazo...linda entrada con ESPERANZA.
Gizz

~PakKaramu~ said...

Pak Karamu reading your blog

Sara said...

A mi la Esperanza no me falta, pero estoy un poquillo asustada, porque cada día más...esa esperanza tiene que luchar contra la desilusión, la falta de confianza y demássssssssssss, no se...lo veo pelín gris el horizonte, pero...seguro que mañana se me pasará.
Preciosa entrada.
Abrazotes esperanzados pero un pelín menos de lo habitual.

Deprisa said...

Es un pequeño paso pero queda mucho camino por recorrer.

Gracias al esfuerzo de mucha gente se ha conseguido bajar a la mitad la tasa de mortalidad infantil en toda África.

Poco a poco se van consiguiendo otros avances pero por supuesto hay que empezar por la base, que es la infancia. Ojalá algún día el desarrollo pleno de África no sea una utopía.

Anónimo said...

explained nearly everybody pay back your funds promptly as well as while not fees and penalties
A leading bill charitable organization is trying how many men and women looking towards him or her for the purpose of benefit throughout cash advance loan money owed to be able to two-fold this kind of. credit card debt nonprofit charities tells available purchased your payday, great appeal to lending options in 2010. That nonprofit states that four years before the numerous buyers with them is small.
kredyty bez bik
pożyczka na dowód inowrocław
szybka pożyczka
pożyczki hipoteczne bez bik
zarekomendował mi ją

http://pozyczkanadowod24.com.pl
http://pozyczki-prwatne.org.pl
http://szybkapozyczkaonline.com.pl