Los liquidadores de Chernobyl

8 may. 2009

Hay catástrofes antes las que nos sentimos insignificantes; pero, paradójicamente, es en
esos trágicos momentos donde muchas veces el ser humano da muestra de su grandeza.

El 26 de abril de 1986 tuvo lugar en la Central Nuclear de Chernobyl (Ucrania) el accidente nuclear más grave de la historia, provocando una explosión que liberó una cantidad de material radiactivo 500 veces superior al de la bomba de Hiroshima. A pesar de que en principio las autoridades de la entonces Unión Soviética ocultaron el suceso a la comunidad internacional, pronto se empezaron a detectar partículas altamente radiactivas arrastradas por el viento en distintos países de Europa Occidental. Para evitar que el material radiactivo siguiera liberándose a la atmósfera se hacía necesario recoger urgentemente todo ese material esparcido a causa de la explosión para alojarlo nuevamente en el reactor de la central y a su vez sellar éste mediante un enorme sarcófago de hormigón. Esas tareas fueron en principio pensadas para ser efectuadas por robots, debido a los altos índices de radiación, pero esos ingenios mecánicos eran incapaces de soportar tales condiciones. Así que no hubo otra opción que aquella misión auténticamente suicida la hicieran personas. Y así fue; se les denominó liquidadores y eran principalmente obreros, funcionarios del estado, militares y voluntarios, que con su comportamiento absolutamente heroico, trabajaron en unas condiciones penosas y totalmente carente de medios, sacrificando su salud y su vida por salvar a millones de personas (tanto nacidas, como aún por nacer).

Nunca se sabrá con exactitud las víctimas atribuibles a aquella terrible catástrofe, ya que sus efectos seguirán afectando a futuras generaciones de los que sufrieron la radiactividad. Pero gracias al sacrificio de aquellas personas que se expusieron (conscientes o inconscientes) a realizar aquella titánica tarea, millones de personas se salvaron (nos salvamos).

En Youtube he encontrado estos vídeos homenaje a estos auténticos héroes.








Fuentes:
Wikipedia: Accidente de Chernobyl
Wikipedia: Liquidador

7 Comments:

Juan Luis G. said...

Creo que en justicia estas personas tenían que tener una calle o plaza dedicada en cada pueblo o ciudad del mundo.

eco said...

qué labor tan bonita hacéis tayendo al recuerdo unamemoria saneada y liberadora.
Gracias. Me siento a gusto aquí

GINEBRA said...

No tenía ni idea de este sueceso, me ha parecido muy interesante esta entrada, Juan Luís... claro que se merecen un homenaje y que estén en nuestra memoria, al menos en la mía que insisto: ni idea tenía.
Gracias por darlo a conocer.

mj said...

Me he quedado impresionada con este post. Demos gracias a estas personas valientes y a ti por traerlo a la memoría.
Un saludo
mj

Isold said...

Del accidente de Chernbyl si que me acuerdo, pero no sabia como lo solucionaron.
Totalmente de acuerdo contigo creo que estaría bien que se les pusiera una calle para que les tuviésemos presentes.

KI said...

Gracias x este post, que nos trae a la memoria a valientes que no siempre reciben un justo reconocimiento...

Paqui said...

Hola Juan Luis me encantó el post, sobre todo porque muchas cosas de las que cuentas, las conozco de cerca. Vivimos en Kiev del 94 al 99 esto está a 80Km de Chernobil, mi marido lo visitó yo no, pero fue un auténtico desastre. Murieron muchisima gente y muchas más quedaron afectadas, se te ponian los pelos de punta, cuando oias las historias vividas de supervivientes y realmente lo que pasó que hay muchas cosas que no nos contaron como por ponerte un ejemplo, las autoridades lo supieron rápido lo que ocurria y salieron de allí, sin embargo se celebraba el día de la victoria y para que no cundiera el pánico, se promovió mucho mas esta fiesta para que todos salieran a celebrarlo a la calle, con desfiles, canticos, etc. Todos en la calle celebrándolo y la lluvia radioactiva callendoles.
En toda la zona de exclusión de Chernobil, no se puede vivir y muchisimos menos cultivar porque está todo contaminado, pues en estos años que nosotros vivimos allí, vivian gente y cultivaban sin que nadie les dijera nada. Yo he visto vender en el mercado pescados, entre ellos la carpa que nada que ver con lo que conocemos, enormes, con ojos rojos y de todo tipo de colores, en fin que te contaria muchisismas cosas de este tema, cosas que no han salido a luz y nunca saldrán, lo que sí es cierto que estos liquiladores de Chernobil, fueron unos auténticos heroes, unos voluntarios y sabiendo a lo que iban pero otros engañados y obligados.
Un abrazo