Vejez, Maltrato, Soledad...

16 abr. 2009


Entre tantísmas definiciones que hay sobre la juventud o la vejez, siempre me gustó un fragmento de André Maurois que dice:
" La vejez es mucho más que cabellos blancos, arrugas, la sensación de que es muy tarde y el juego ha terminado, que el estrado pertenece a la siguiente generación. El verdadero demonio no es el debilitamiento del cuerpo, sino la indiferencia del espíritu. "

El viejo, el patriarca de la familia donde se concentraba el saber por la experiencia de los años, se le admiraba, se le mimaba para poder extraer de él toda la sapiencia que podía transmitir. Sin embargo, actualmente muchos son los que deber abandonar su hogar e irse a casa del hijo donde se convierte en cuidad@r; pero sin amor…en el peor de los casos si no sirve se les abandona a su suerte e incluso algunos son maltratados fisicamente.

Niet@s que pasan de ellos porque manejan las últimas tecnologías y sus abuel@s les parecen analfabetos. La presión o maltrato psicológico puede ser tan grande que, no pueden expresar sus sentimientos por falta de léxico o por temor a ofender a quienes les acogen en ese moemtno y así en el otoño de sus vidas se instala el gélido invierno con la esperanza, entre los creyentes, que después habrá una vida mejor…

Como decía Serrat:---que a los viejos se les aparta después de habernos servido bién. Lo más probable es que nadie se sienta identificado con lo que he expuesto; pero es una realidad…existe..está ahí, tanto si nos gusta como si no. Ojalá encuentren su Estación Esperanza y no les llegue esa indiferencia de espíritu que termina con el interés por descubrir.
Oteaba Auer

10 Comments:

GINEBRA said...

La definición que de vejez da André Maurois me parece sabia y reflexiva. Estás en lo cierto y los "viejos", la tercera edad, los que fueran patriarca y fuente de sabiduría y experiencia en otro tiempo y en otras culturas son el la nuestra, en occidente poco más o menos que un trasto viejo cuando no algo molesto o un estorbo.
Hemos perdido el seso, el norte y yo que sé que más.
Un beso, Oteaba, un post muy acertado.

Gizela said...

Hoy estás empeñada en que me sienta más triste de lo que ya me siento.
Ginebra tiene razón, acertado post, doloroso, pero cierto, son muchos los casos que vemos a nuestro alrededor.
Se han perdido demasiados valores en el mundo.Su escala está al revés.
Y los mas débiles,son los que este desatino de vida, quema y maltrata más rápido.
Un beso inmenso

P Vázquez "ORIENTADOR" said...

Es algo que no debe preocuparnos demasiado. Si llegamos a viejos ya nos pagará alguien... con la misma moneda.

Sara said...

Impresionante tu entrada Oteaba, impresionante, éste es un tema que siempre me interesa y aún, no he escrito en condiciones, nada sobre él, porque muchas veces no sabría por donde empezar....aún teniendo un trabajo de investigación sobre el alzheimer y los ancianos, un libro que me quedó al menos entrañable....después de trabajar 3 años con ellos en una residencia de ancianos.
Lo que es la vida!!!!!....pasé de trabajar con los ancianos a seguidamente trabajar con jóvenes.
De mis viejecitos aprendí mucho, mucho, pasé momentos estupendos con ellos, me enseñaron montón de cosas y también con sus familias...Oteaba, también con ell@s, lloré con hombres grandes como castillos en mi despacho, porque se les caía el alma al tener que dejar allí a sus padres, con mujeres desgarradas por el dolor porque separadas, sin cobrar nada por parte de sus exmaridos y con hijos a cargo, no podían dedicarse en cuerpo y alma a sus padres como ellos lo habían hecho antes, cada situación familiar es única y el 80% de los hijos que allí dejaban a sus padres era con dolor, la sociedad ha cambiado tanto, tanto el modelo de vida que eso también se ha visto dañado.
Lo que debemos exigir es que las residencias, hogares, ciudades etc...etc....sea el que sea el nombre rimbombante que se les quiera dar traten con cariño y dignidad a nuestros mayores, eso hay que exigirlo y controlarlo que de este tema, si que podríamos denunciar y mucho.Mismamente yo, denuncié muchas situaciones que como trabajadora social y persona, no podía consentir y me fui a la calle, bendito sea ese momento...pues mi situación mejoró en todos los sentidos, les añoré mucho a mis viejecitos durante mucho, mucho tiempo, ese fue el precio más duro de pagar, lo demás todo pasó, pero siempre les tengo en mi memoria y llevo conmigo el legado que me enseñaron.
Un abrazote y... felicidades por tu maravillosa entrada, que me ha hecho recordar cosas muy bonitas.

alumnos de 3º de diversificación said...

Hola.
Somos adolescentes de 16 y 17 años, estamos en la asignatura de educacion para ciudadania, y leyendo este post hemos entablado un debate con nuestra profesora Maribel y pensamos que:
-estamos de acuerdo en todo lo que habeis dicho pero podemos hacer algo para cambiarlo;nos han dado todo y no podemos tratarlos así
-la educacion en algunas casas es otro de los problemas causantes para tratarlos como se merecen.Si un nieto ve como el propio hijo maltrata a su padre, ya anciano, hará lo mismo cuando sea mayor.
-en nuestra sociedad parece que solo nos preocupa el dinero y en la imagen y no nos gusta "lo viejo"
-preferimos el ordenador antes de escuchar las "batallitas" de los abuelos.No tenemos respeto hacia ellos
Nos despedimos con un saludo y volveremos a visitar este blog en la clase de educacion para la ciudadania.

sara leon said...

sin palabras, tan real y duro como la vida misma. enhorabuena

Oteaba Auer said...

La escala de valores básicos como apunta Gizzela y anteriormente Ginebra, se ha perdido en uan sociedad en la que se ha dado mucha más importancia al "TENER" que al "SER" y así muchos padres se convierten en ese referente para sus hijos, ignorando la base de los valores a los que me refería al principio.
No sé, P.Vazquez, si al llegar a viejos todas las personas reciben la misma moneda de lo que han sembrado...
Ciertamente Sara, sé del dolor tan grande que les causa a muchas personas el tener que dejar a un ser querido en una residencia por no poderlos atender. Son gente de bien y me parece genial que hayas hecho esa puntualización constructiva, ya que por razones obvias, es decir, la denuncia del viejo maltratado, no hice mención a esa otra franja de población.

Me ha emocionado que unos chic@s dejen su testimonio sobre el tema, ya que ellos son el futuro y... también llegarán a la ancianidad. Vuestra profesora Maribel, sabe lo que hace y creo que tiene claro sus parámetros para dar clases de educación de ciudadanía con lo que puede dar de si.
Sara León...así es...tu testimonio

flor de loto said...

Mientras leía tu post, me vino a la memoria un cuento que leí hace poco tiempo: "La ley de la vida", de Jack London, que desconocía y que me emocionó cuando lo leí... al principio me había parecido algo desalmado, pero después entendí que significaba exactamente como dice el título... no estoy haciendo analogías con tus palabras, simplemente recuerdo el cuento y ojalá alguien lo haya leído y pueda opinar al respecto.
Gracias por hacernos reflexionar sobre la vida y hacia dónde la estamos llevando...

Troba said...

en este mundo wash and wear...
donde todo es descartable...
maldito mundo...

siempre en el blanco, oteaba...

Antonio Abad Diaz Ortega said...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices y solo espero si llego a la vejez, haber vivido una vida que me permita no sentirme asi.

¿Hasta que punto somos responsables de como nos sentimos en cualquier momento de nuestra vida?

¿O de que valores tienen nuestros hijos?

Creo que el sistema es culpable desde cualquier punto de vista, pero no deberiamos menospreciar la capacidad que tenemos de influir en nuestro entorno mas proximo, si de verdad asi lo queremos.

Un saludo.