Niños trabajadores: Los últimos de la fila

18 mar. 2009


Un negocio Redondo

Mohammed Ashraf no va a la escuela. Desde que sale el sol hasta que asoma la luna, él corta, recorta, perfora, arma y cose pelotas de fútbol, que salen rodando de la aldea paquistaní de Umar Kot hacia los estadios del mundo…. ______________________________________________________________________
En el año 1996 una foto recorrió el mundo. Se trataba de niños paquistaníes cosiendo pelotas de fútbol Nike. La imagen, reproducía lo que muchos sabían pero pocos decían en voz alta: numerosas empresas multinacionales, mudando sus filiales a lugares remotos del mundo, emplean mano de obra infantil en algún punto de su cadena productiva.

En Pakistán, en la región de Sialkot, se fabrica el 75% de todas las pelotas de fútbol del mundo. En ese país son cerca de 7mil los niños “empleados” en esta labor. A pesar de la lucha contra el trabajo infantil en la zona, Asia sigue siendo la región con el mayor número de niños de 5 a 14 años que trabajan, muchos de ellos obligados a permanecer en sus puestos entre 14 y 17 horas diarias. En esta parte del mapa, son alrededor de 122 millones, según el último informe global presentado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Según explica el presidente de The Global March Against Child Labour la nefasta cadena funciona así: “Los niños trabajan para un pequeño contratista local que a su vez trabaja para un gran contratista que está subcontratado por una empresa del pais que es socia de la multinacional americana o europea”

Otro modo de verlo

Según Radley Balko Analista de Políticas Públicas del Cato Institute; organización sin ánimo de lucro dedicada a difundir las ideas ultraliberales o "libertarias" en economía; "La noción del trabajo infantil es abominable, pero la cruda realidad es que una compañía occidental que deja de usar mano de obra infantil en algunos de los países del tercer mundo no va a cambiar las condiciones económicas que tienen esos niños. Tampoco cambia los estándares culturales locales que aceptan y esperan que los niños trabajen."

Agrega además que “si personas viviendo en la pobreza están dispuestas a trabajar al nivel salarial que las multinacionales les ofrecen, nosotros no debiésemos de entrometernos. Las corporaciones obtienen mano de obra barata. Los más pobres del mundo pueden empezar a avanzar hacia el progreso. Los consumidores occidentales obtienen bienes más baratos. Y nosotros comenzamos el proceso de mover a las economías más pobres del mundo hacia el camino de la prosperidad, lo cual beneficia a todos."

Pero estas palabras caen en el ridículo ante una sencilla ecuación: El trabajo infantil no es el resultado de la pobreza: es la causa de esta pobreza. Es la causa de la desocupación adulta, es la causa de que los niños no estudie y del consecuente elevadísimo índice de analfabetismo. Los niños están haciendo el trabajo de sus padres por mucho menos coste. Solo por dar un ejemplo, se estima que un 20% de la economía india depende de mano de obra infantil; ¡un 20%! 122 millones de niños trabajando casi siempre significan igual número de adultos desocupados.

Campaña contra abusos de empresas deportivas:

Gracias a que The Global March Against Child Labour ha realizado campañas de presión (la última en 2006) en la que participaron grandes figuras del fútbol, la FIFA comenzó a exigir garantías en la procedencia de sus balones y empresas como Adidas y Nike venden pelotas que llevan la inscripción “hecha sin trabajo infantil”. El Parlamento Europeo solicitó a la Comisión Europea que ponga en marcha este etiquetado para todo producto que ingrese a la región. En la misma línea trabaja Estados Unidos. ___________________________________________________________________

Mohammed tiene once años. Hace esto desde los cinco. Si supiera leer, y leer en inglés, podría entender la inscripción que él pega en cada una de sus obras: Esta pelota no ha sido fabricada por niños.

Abriles

9 Comments:

P Vázquez "ORIENTADOR" said...

Los empresarios, sobre todo los de multinacionales siempre piensan en el bien común... el propio.

Troba said...

Si hay niños como Luchín
que comen tierra y gusanos
abramos todas las jaulas
pa' que vuelen como pájaros
con la pelota de trapo
con el gato y con el perro
y también con el caballo.
(Víctor Jara)

Contundente post, Abril.

daalla said...

Si supiéramos todo el sufrimiento que hay detrás de tantos productos que compramos alegremente, nos lo pensaríamos antes de adquirirlos.Yo siempre pongo el ejemplo del chocolate, pero vale perfectamente el de tantos productos deportivos.
Saludos.

Abriles said...

Querido Troba, Asumo que es un tema complicado. La idea no es satanizar el trabajo infantil. No es negar el trabajo como derecho humano, ni buscar implementar un modelo de NIÑO – NIÑA universal, negando las diferencias culturales y de condiciones de vida
En Paraguay por ejemplo y en el mismo Perú, al menos existen organizaciones de “Niños y Adolescentes trabajadores”. Recuerdo que hace unos años se movilizaron ruidosamente en asunción contra la ratificación del “convenio 138” y tenían razón; el convenio 138, sólo establece edades mínimas para el trabajo infantil, no considera las posibilidades de trabajo digno para los niños y adolescentes.

el tema es largo y complicado….

Pero algo es cierto, en esa latitud, la que describo en el post, ni siquiera alzan su voz.-

unos link de estos organizaciones...
Paraguay: http://alainet.org/active/6310&lang=es
Peru: http://www.exclusion.net/images/pdf/563_teadi_movimiento_ninos_adolescentes_Peru.pdf

Abriles said...

Dalla, lo del chocolate da para otro post tanto o mas largo que este.-

las plantaciones de cacao de todo el mundo, en especial en Costa de Marfil, donde se produce el 40% del cacao que se consume en el mundo, y donde adultos y niños trabajan prácticamente por la comida. No son como por ejemplo en Charlie y la fábrica de chocolate, o la fabrica de la felicidad de coca cola; paraísos con césped de caramelo y rios de chocolates en los que los trabajadores enanos - o niños– cantan hermosas canciones.

Queiles said...

Este Radley Balko debe ser un adalid del neocapitalismo salvaje. Por otra parte no soy capaz de entender que se piense en un trabajo digno para niños y adolescentes. El trabajo no es propio de un niño y no se puede hacer concesiones.

Joha Zuluaga said...

Es realmente injusto que los niños tengan que pasar por estas cosas, pero tambien es cierto que parece que no tuvieran más opción.No hay que ir tan lejos, yo vivo en Colombia y en este país los niños trabajan en los semaforos, vendiendo dulces en la calle, etc...más triste todavia!.

Te invito a conocer mi blog: http://johanazuluaga.blogspot.com/

costa rica retirement said...

Es demasiado triste ver estos niños explotados sin derechos ni siquiera a la educacion de verdad hay que hacer algo

diana moreno said...

Estupendo artículo. ¡Gracias!